Feliz día Profesor del Siglo XXI

10:15 Prof. Fabiana Perez 0 Comments


       En Argentina hoy se celebra el Día del Profesor, una fecha para festejar, pero también para reflexionar sobre los nuevos roles que se espera que el docente cumpla en la sociedad actual. Leyendo y escuchando las felicitaciones que recibíamos por nuestro día, nos preguntamos ¿qué tipo de docente tienen en mente aquellos que nos felicitan? ¿qué idea tenemos del rol que jugamos en el sistema educativo? ¿qué roles nos demanda la sociedad en la actualidad? Algunas pistas para responder estas preguntas podemos encontrarlas en los debates que actualmente existen con respecto a la formación docente y su relación con las TIC. Apelando a la historia, si pensamos en el modelo de docente que se esperaba cumpliera un maestro o un profesor a fines del siglo XIX, tenemos que hablar de los ideales fijados por la vocación, el don y el sacerdocio que formaban parte del oficio de enseñar. Durante la década del ’70 el debate sobre el rol docente estará atravesado por la tensión entre la vocación y la profesión. En la actualidad uno de los debates más presente gira en torno a la inclusión de las TIC en el aula. En este sentido Gonzalez Gartland señala que el docente debe pensarse desarrollando su tarea “en el marco de un modelo educativo que permita y promueva su desarrollo profesional, que se caracterizan por mediar entre las tecnologías informáticas y los estudiantes, orientar y tutorear la investigación, facilitar el proceso de enseñanza y aprendizaje y diseñar situaciones y contextos propicios de aprendizajes con el objetivo de proponer el trabajo colaborativo y cooperativo tanto entre los estudiantes como con otros profesionales,” Este rol docente, propuesto como más autónomo y e inmerso en un desarrollo profesional permanente, es presentado además como elementos dinamizador de propuestas educativas que den cuenta de las dimensiones epistemológicas y pedagógicas en un contexto socio histórico donde las condiciones de producción, circulación y consumo del conocimiento han cambiado profundamente. El docente actual se enfrenta entonces a desafíos que tienen que ver por un lado con el crecimiento exponencial, en cantidad y diversidad, de flujos de conocimiento e información que van minando el lugar privilegiado de la escuela ocupaba como centro de producción y difusión del saber legitimado. Y por otro lado, tanto las instituciones educativas como los docentes deben asumir el rol de alfabetizadores en un sentido amplio, incorporando la formación en lenguajes digitales y audiovisuales, además de las capacidades necesarias para acceder, seleccionar y organizar grandes cantidades de información que circulan en los nuevos medios digitales. En definitiva, se espera que las instituciones educativas y sobre todo los docentes lideren propuestas de aprendizaje que posibiliten el desarrollo de los saberes necesarios para desenvolverse en la sociedad actual, operando como elementos de cambio en un contexto marcado por las profundas desigualdades económicas y de acceso a los medios simbólicos. Se espera entonces que el docente asuma y cumpla a la perfección un rol para el cual, en la mayoría de los casos, no hemos sido formados y sin considerar, además, que nosotros, como integrantes de esta sociedad, también estamos alcanzados por la llamada “brecha digital”. ¿Cómo responder a la presión de estas demandas y expectativas puestas sobre el rol docente? Consideramos que el primer paso consiste en repensar el oficio del docente en el marco de una transformación profunda del orden escolar que incorpore a las TIC como aliadas del aprendizaje y al servicio de proyectos y políticas comprometidas con la democracia y la igualdad social.  

0 comentarios:

Combatiendo el mito tecnológico

14:26 Prof. Fabiana Perez 0 Comments

"Closer than we think" Viñeta dibujada por Arthur Radebaugh en 1950 - 

      Debemos reconocer el importante desarrollo que la Tecnología Educativa ha tenido como campo de conocimiento, de investigación y de estudio de los temas educativos. Sobre todo en la actualidad, donde los saberes de este campo disciplinar resultan indispensable para quienes trabajamos y pensamos sobre educación. Pero también es necesario tener en cuenta que en muchos momentos de su desarrollo la Tecnología Educativa se encuentra atrapada por el mito tecnológico que ve en las tecnologías la solución a todos los problemas educativos. Bajo el influjo de este mito, la Tecnología Educativa se equivoca al intentar hallar la o las tecnologías que posibiliten de forma fácil, rápida y barata el aprendizaje. Una especie de panacea mágica que cuando se conjura, transforma automáticamente los pensamientos y los saberes de los estudiantes. Durante el siglo XX ésta fue la perspectiva predominante en las propuestas de incorporación de las diversas tecnologías de época. En la medida que aparecía un nuevo medio tecnológico, desde la Tecnología Educativa se le buscaba su aplicación en el aula, pero casi siempre desde el mito. Así fue como las escuelas se poblaron de aparatos de radio, de televisión o de video casseteras. El siglo XXI nos sorprende día a día con artefactos tecnológicos cada vez más sofisticados, pero también nos encuentra mucho más preparados para derribar el mito tecnológico. No en vano la Tecnología Educativa es un campo disciplinar, y si algo hemos aprendido a través de sus investigaciones, es que la tecnología por sí sola no genera aprendizaje significativo. Que la significancia del proceso de aprendizaje no está relacionada directa y automáticamente con la tecnología que utilicemos porque en última instancia ningún medio o material didáctico por sí solo es mejor o peor que otro, sino que debe formar parte de un modelo pedagógico específico. De allí que sea fundamental lo que planifique y haga el profesor, las actividades propuestas, la actividad propia de la enseñanza, la metodología didáctica o las formas en que se comunican e interactuan estudiantes y docentes. Edith Litwin decía que la Tecnología Educativa tiene que ver con las propuestas de enseñanza que incorporan todos los medios a su alcance, en los contextos que tienen significación, es decir, enmarcada socio-históricamente y en relación con los fines de la enseñanza. Una definición que claramente nos invita a luchar y derrotar al mito tecnológico que aún goza de muy buena salud. Para cerrar este post compartimos AQUI el link de un video que aborda precisamente estos temas (si no aparecen los subtítulos, deben activarlos). Esperamos sus comentarios.

0 comentarios: