Feliz día Profesor del Siglo XXI

10:15 Unknown 0 Comments


       En Argentina hoy se celebra el Día del Profesor, una fecha para festejar, pero también para reflexionar sobre los nuevos roles que se espera que el docente cumpla en la sociedad actual. Leyendo y escuchando las felicitaciones que recibíamos por nuestro día, nos preguntamos ¿qué tipo de docente tienen en mente aquellos que nos felicitan? ¿qué idea tenemos del rol que jugamos en el sistema educativo? ¿qué roles nos demanda la sociedad en la actualidad? Algunas pistas para responder estas preguntas podemos encontrarlas en los debates que actualmente existen con respecto a la formación docente y su relación con las TIC. Apelando a la historia, si pensamos en el modelo de docente que se esperaba cumpliera un maestro o un profesor a fines del siglo XIX, tenemos que hablar de los ideales fijados por la vocación, el don y el sacerdocio que formaban parte del oficio de enseñar. Durante la década del ’70 el debate sobre el rol docente estará atravesado por la tensión entre la vocación y la profesión. En la actualidad uno de los debates más presente gira en torno a la inclusión de las TIC en el aula. En este sentido Gonzalez Gartland señala que el docente debe pensarse desarrollando su tarea “en el marco de un modelo educativo que permita y promueva su desarrollo profesional, que se caracterizan por mediar entre las tecnologías informáticas y los estudiantes, orientar y tutorear la investigación, facilitar el proceso de enseñanza y aprendizaje y diseñar situaciones y contextos propicios de aprendizajes con el objetivo de proponer el trabajo colaborativo y cooperativo tanto entre los estudiantes como con otros profesionales,” Este rol docente, propuesto como más autónomo y e inmerso en un desarrollo profesional permanente, es presentado además como elementos dinamizador de propuestas educativas que den cuenta de las dimensiones epistemológicas y pedagógicas en un contexto socio histórico donde las condiciones de producción, circulación y consumo del conocimiento han cambiado profundamente. El docente actual se enfrenta entonces a desafíos que tienen que ver por un lado con el crecimiento exponencial, en cantidad y diversidad, de flujos de conocimiento e información que van minando el lugar privilegiado de la escuela ocupaba como centro de producción y difusión del saber legitimado. Y por otro lado, tanto las instituciones educativas como los docentes deben asumir el rol de alfabetizadores en un sentido amplio, incorporando la formación en lenguajes digitales y audiovisuales, además de las capacidades necesarias para acceder, seleccionar y organizar grandes cantidades de información que circulan en los nuevos medios digitales. En definitiva, se espera que las instituciones educativas y sobre todo los docentes lideren propuestas de aprendizaje que posibiliten el desarrollo de los saberes necesarios para desenvolverse en la sociedad actual, operando como elementos de cambio en un contexto marcado por las profundas desigualdades económicas y de acceso a los medios simbólicos. Se espera entonces que el docente asuma y cumpla a la perfección un rol para el cual, en la mayoría de los casos, no hemos sido formados y sin considerar, además, que nosotros, como integrantes de esta sociedad, también estamos alcanzados por la llamada “brecha digital”. ¿Cómo responder a la presión de estas demandas y expectativas puestas sobre el rol docente? Consideramos que el primer paso consiste en repensar el oficio del docente en el marco de una transformación profunda del orden escolar que incorpore a las TIC como aliadas del aprendizaje y al servicio de proyectos y políticas comprometidas con la democracia y la igualdad social.  

0 comentarios: